domingo, 12 de junio de 2011

PERDIDA DE TERRITORIO

En ausencia de Santa Anna, la situación interna en México estaba repartida entre hostilidades y caos político. Los Estados Unidos aprovecharon la situación para enviar sus tropas al río Bravo. Aunque el límite de Texas en ese entonces era el río Nueces, unos kilómetros más al norte. Este movimiento ofensivo por parte de los Estados Unidos presionó y orilló al gobierno mexicano a defender la soberanía del territorio nacional, y dio así inicio la guerra entre estos dos países.
Santa Anna fue llamado a dirigir los esfuerzos nacionales de nuevo pero, aunque logró reunir y organizar un ejército sorprendente, fue derrotado por su falta de sensatez en todos los enfrentamientos contra los estadounidenses. Un ejemplo de ello, fue tras la victoria en El Alamo, y persiguiendo Santa Anna a los anglos de Texas, llega a Harrisburg, hasta donde hacía poco estaba el gobierno independiente de Texas, encontrando la ciudad vacía, durante la noche, los anglosajones optaban entre retirarse al norte, pero finalmente atacaron por sorpresa a Santa Anna, que ni siquiera había puesto centinelas, de manera que los 900 hombres de Houston pudieron acercarse hasta pocos metros del campamento mexicano, donde atacaron a las tropas indefensas y desarmadas, donde las masacraron, murieron 700 y otros 730 fueron apresados, e incluso poco tiempo después Santa Anna fue también apresado.
Casi logró una victoria en la Batalla de la Angostura, pero se retiró inexplicablemente a un paso de derrotar a Taylor.
Después, en su natal estado de Veracruz, fue derrotado en la Batalla de Cerro Gordo. Tras evacuar la capital del país, Santa Anna se exilió de nuevo, esta vez en Colombia. Mediante el Tratado de Guadalupe Hidalgo, México perdió los estados de Alta California y Nuevo México (hoy California, Arizona, Nevada, Colorado, Utah y parte de Wyoming) a favor de los Estados Unidos, que se comprometió a pagar una indemnización de 15 millones de dólares a México. Por esta y muchas mas razones Ignacio Comonfort, Juan N. Alvares estuvieron en desacuerdo en su proceder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada